Infertilidad

lunes, 8 de diciembre de 2008


Este hada preñada ha terminado de dar forma a las las ideas que se fraguaban en torno a la infertilidad. Su autora, Ana, una colega que transmite y lucha por la creatividad y el mundo interior, me la describía así:
Representa la fecundidad, como capacidad creadora, me parece hermosísimo y me apasiona; y cuando pinto suelo reflejarlo en la figura de mujer preñada. Preñada de ideas, de sueños, de proyectos, de fuerza, de sensibilidad, de amor... De todo eso de lo que estamos preñadas siempre, aunque a veces nos resulte fácil olvidarnos de ello...
¿Será la infertilidad en nuestros tiempos consecuencia de nuestro vacío interior? Estos días leyendo a Laura Gutman, esta idea me ha dado mucho que pensar. El ritmo de nuestras vidas no deja espacio para entregarse a ser padres. Entregarse sin resquicios a quizás la experiencia más arrolladora de nuestra pequeña existencia. Y nuestros inconscientes sabios y desconectados con la esencia intima de la maternidad se resisten a anidar vida en nuestros vientres.

Yo misma que siempre había soñado con ser madre me encontré con muchos meses de tratamiento y lágrimas. Si lo pienso, mi vida interior no existía, la había dejado relegada a cuestiones mundanas que la habían maltratado. Había desoído aquello que me llenaba y que me hacía feliz y me encontraba rodeada de gente que no se respetaban ni respetaban a nadie. Soportaba todo tipo de humillaciones. No me escuché, me infravaloré, no me quise nada durante muchos meses.

Laura Gutman dice así:
Estamos en un momento muy contradictorio para concebir... De hecho, una de cada seis parejas tiene problemas de infertilidad... Hay muchos factores que influyen: la alimentación, el entorno, el estrés, pero en la mayoría de los casos de infertilidad se desconocen las causas... Posiblemente , tendremos que estar más dispuestos a reconocer la conexión entre nuestro ser interior y nuestro cuerpo, ya sea para concebir, como para mejorar la relación con la fertilidad en general... Muchos factores físicos, psíquicos y emocionales intervienen en la concepción.
Muchas mujeres no quedamos embarazadas porque una parte oculta y rechazada de nosotras mismas no lo desea. Muchas de nosotras continuamos siendo infecundas mientras trabajamos entre 70 y 80 horas semanales...
Para concebir un hijo, necesitamos fundirnos en un estar puramente receptivo y quieto, no es algo programable en una nutrida agenda llena de obligaciones. Tener un trabajo no afecta a la fertilidad, posiblemente tenga que ver con la carga de identidad, deseo y libido que las mujeres desplegamos en el trabajo.
También cuenta la distancia emocional que hay entre nuestro ser interior y la mayoría de las actividades que realizamos. Ese alejamiento entre el yo interno y el yo externo nos puede dejar infecundas, y esta es una realidad que se nos presenta asiduamente, mostrándonos que hay un largo camino que transitar en la compresión e integración de muchas de nuestras partes antes de traer un niño al mundo.

Mi niño vino a salvarme en el momento en que más lo necesitaba, por él tuve el valor de decir basta a todo aquello que me destruía, era tan simple como alejarme de aquellas personas, aquella empresa. Era tan fácil como quererme queriéndolo a él. Desde que nació mi vida interior ha ido renaciendo y creciendo con él. Son 16 mese de instropección y de trabajo que me han cambiado para siempre. Espero no olvidarme de mi misma nunca más, más que para pensar en él.


1 comentarios:

Ana Martínez Acosta dijo...

Querida Lidia!
Una vez más, encantada con tu blog... con tus pequeñas grandes reflexiones (pequeñas porque ocupan pocas palabras, grandes porque llegan profundo...), que me hacen suspirar aliviada: ¡No estamos solas en este mundo! ¡Hay más locas de ojos y corazón abiertos!
Y además, me siento muy honrada de que hayas usado mi dibujo, ¡y mi comentario, que eso ha sido sin avisar, ehh? ;)
Además, he descubierto que tenemos otra cosa en común: De Elizabeth K.R. me leí "La rueda de la vida", y me ayudó a despedirme de mi abuela viendo la muerte desde otra perspectiva...
Es hermoso sentirse acompañada.
Gracias por esa maravillosa descripción.
A la espera de un nuevo spot, me despido; ¡un abrazo!
Ana

 
Dudas y mas (dudas) - by Templates para novo blogger