Dormir con tu bebé.

lunes, 24 de noviembre de 2008

.

Las ventajas del colecho deben considerarse siempre que sea un hecho elegido por ambos padres y se practique siguiendo las medidas de seguridad. La ventaja principal consiste en que el bebé sabrá que estás allí, y podréis responder emocional y psicológicamente de manera muy beneficiosa. Los bebés mamarán más a menudo sin perturbar el sueño de su mamá, y también dormiréis todos más que en el caso de bebés amamantados que duermen solos. Los bebés se despiertan más a menudo, pero durante menos tiempo que si duermen separados, y permanecen menos tiempo en la fase de sueño profundo. Los bebés lloran significativamente menos, lo cual supone, al menos en teoría, más cantidad de energía para crecer. La mayor oportunidad de amamantar que tiene el bebé se traduce en una menor incidencia de enfermedades. La proximidad del bebé permite a los padres responder prontamente a lo que pueda pasar, como si vomita o accidentalmente una sábana le cubre la cabeza. Las madres que trabajan pueden sentirse culpables por no estar suficiente tiempo con sus bebés durante el día. Así, interaccionando con el bebé más frecuentemente por la noche, amamantándolo y aumentando sus interrelaciones, pueden sentirse mejor, al igual que sus papás. El colecho puede hacer que los padres y los bebés se sientan muy, pero que muy bien.

Estudios de adultos en coma o de gemelos primerizos han mostrado que la presencia de otra persona en la habitación o de su hermano en la incubadora mejora significativamente el ritmo cardíaco y la presión sanguínea. También se cree que durante las primeras semanas de vida del bebé, su ritmo respiratorio no es suficientemente maduro y es frecuente el caso de apneas. Si la madre duerme a su lado, además de amamantarle más y mejor, le proporciona al bebé un patrón de respiración que éste puede imitar. Sobre todo durante las primeras semanas, parece que entre la madre y el bebé se establece un vínculo tal que los ciclos de sueño de ambos se sincronizan, de manera que a menudo la madre se despierta unos minutos antes de que el bebé la necesite, evitando así despertar al resto de la familia.

De hecho, se han detectado receptores en la nariz que pueden afectar a la forma en que el bebé respira, aunque no se conoce su función exacta. Podría ser que la respiración y el olor de la madre estimularan algunos de estos receptores, afectando la respiración del bebé. Uno de los gases que se exhalan en la respiración es dióxido de carbono, que actúa como un estimulante de la respiración. En un estudio, se midió el aire exhalado por una madre mientras dormía con su bebé y se confirmó que cuanto más cerca está el bebé de la nariz de su madre, mayor es la concentración de dióxido de carbono en el aire exhalado. Es posible que esta concentración sea la indicada para estimular la respiración del bebé.

1 comentarios:

juli dijo...

Hola!, soy fiel seguidora del colecho....no hay nada mejor que despertarme y verle la carita a mi hija...hay muchos detractores sobre el asunto pero creo que todas las mamás tenemos que ser fieles a nuestros instintos....el tiempo pasa rápido y hay que aprovecharlo!

Besos, te sigo leyendo!

 
Dudas y mas (dudas) - by Templates para novo blogger